• Home   /  
  • Archive by category "1"

Essay Romanticismo El Matadero

Esteban Echeverría y la fundación de una literatura nacional

Carlos Dámaso Martínez





Esteban Echeverría es uno de los intelectuales y escritores más importante de la historia argentina, aunque no ha sido tan valorado como Sarmiento o Alberdi. Quizá porque muere a los 45 años en Montevideo, en el exilio político, antes de Caseros y de la derrota de Rosas (1852), se ha conformado a lo largo de nuestra cultura cierto opacamiento respecto a la consideración de sus aportes fundamentales a la literatura y al pensamiento en la Argentina. Echeverría no sólo fue el primer escritor en proponer una literatura nacional, que inicia con La cautiva, sino también el ideólogo de una nueva opción política, fundada en el socialismo saintsimoneano, ante el gobierno de Rosas y diferente a la postura ideológica de los unitarios seguidores de Rivadavia, como los hermanos Juan Cruz y Florencio Varela. De ese modo es quien logró aglutinar en torno a sus ideas a un grupo de jóvenes políticos e intelectuales de su misma generación, como Alberdi, Gutiérrez, Sarmiento y otros. Pero aún más, a sus escritos políticos más destacados, como el Dogma socialista que publicó en 1948, precedido por la Ojeada retrospectiva, en Montevideo, se le debe agregar el reconocimiento por sus artículos sobre sucesos políticos contemporáneos como la Revolución de 1848 en Francia («Revolución de febrero en Francia» y «Sentido filosófico de la revolución de febrero en Francia») y sus preocupaciones y proyectos sobre la educación, como puede verse en su Manual de Enseñanza Moral (1846), editado en Montevideo, una ciudad sitiada por varios años y en medio de una guerra civil prolongada y cruenta. A lo que habría que sumarle sus polémicas con Rivera Indarte y con Pedro de Angelis, su producción poética durante el largo exilio uruguayo1, las lecturas que pronuncia en el Salón literario hacia 1837, y no olvidarnos de El matadero, ese relato escrito en su estancia de Los Talas hacia 1839-40, poco antes de iniciar su destierro en el vecino país oriental, que fue publicado póstumamente en 1872 por su amigo Juan María Gutiérrez.


Las ideas, la literatura y la acción política

En la trayectoria de Echeverría existen tres etapas fundamentales. En principio cuando hacia 1825 viaja a Europa y comienza su formación intelectual y de escritor en París; luego el momento en que regresa después de cinco años a Buenos Aires y comienza a publicar sus primeros poemas, funda el Salón Literario y llega a ser el líder intelectual de ese grupo de jóvenes escritores y pensadores políticos que conforman la llamada generación del 372. Finalmente, está el período de su exilio, en Colonia primero y luego en Montevideo, a partir de 1940 y hasta su muerte ocurrida en 1851.

Podría decirse entonces que si bien Echeverría ya había comenzado su formación intelectual en Buenos Aires con sus estudios de latín y filosofía en el Departamento Preparatorio de la Universidad de Buenos Aires, cuya perspectiva iluminista era general para esa época, esa formación se volverá más sistemática y actualizada durante su estadía en Francia, donde realiza lecturas de Byron, Hugo, Lamartine, Vigny, Goethe, Chateaubriand y de los discípulos del socialismo utópico de Saint-Simon, como Fourier y Leroux, y concurre a las clases sobre Humanidades que se dictan en La Sorbonne en París. Es justamente el momento en que el Romanticismo se ha impuesto en Europa y se opera un cambio fundamental en el desenvolvimiento del arte y la literatura. Digamos que los escritores y artistas han comenzado a tener una identidad social de carácter profesional y se reúnen en torno a los cenáculos, ese nuevo espacio institucional en la conformación de un campo intelectual con una relativa autonomía, como ha calificado a este proceso Pierre Bourdieu. Echeverría toma también en la ciudad luz clases de artes visuales y estudia guitarra con maestros que siguen la escuela española de Fernando Sor. A diferencia de otros intelectuales de su generación, que han viajado a Europa beneficiados por las becas del gobierno de Rivadavia, Echeverría lo hace apoyado por los propietarios del comercio donde trabaja en Buenos Aires, la casa Sebastián Lezica Hermanos, quienes lo envían con una misión laboral a la filial que la empresa exportadora tiene en París.

Cuando Echeverría regresa a Buenos Aires en 1830 encuentra a Rosas en el gobierno, y cambios significativos en la estructura económica del país, donde se observa la consolidación y gravitación creciente de los ganaderos bonaerenses. Es necesario recordar que a partir de 1810, dos cuestiones fueron fundamentales para las Provincias Unidas del Río de la Plata: la guerra por la independencia y la organización del Estado Nación. En relación a esta última se perfilaron desde un comienzo dos sectores enfrentados: el que representaba a los intereses de los ganaderos y comerciantes de Buenos Aires y el de los caudillos del Interior. Lograda la Independencia, las contradicciones en la lucha por el poder entre los sectores bonaerenses económicamente más opulentos se acentúan y los hechos se desencadenan. Cuando Echeverría viaja en 1925 al Viejo Mundo, el proyecto unitario de Rivadavia está en pleno desarrollo, quien en pocos meses después asumirá como presidente. El joven intelectual y escritor que retorna en 1830 está lejos de compartir los presupuestos ideológicos de los unitarios. Será Echeverría, fundamentalmente el que se encargará de elaborar, como decíamos, una alternativa diferente a la de los dos partidos enfrentados. Junto a sus ideas socialistas y de democracia va incorporar los principios revolucionarios de Mayo para formular el modelo de un proyecto político nacional. En este orden de ideas es posible entender las dos «lecturas» que pronuncia en el Salón Literario de Marcos Sastre, su papel protagónico en la fundación de la Joven Argentina y sus principios políticos desarrollados posteriormente en el Dogma Socialista (precedidos por la Ojeada retrospectiva...). Esta obra resume su programa político y es uno de los análisis más significativos de su época. Si se considera esta labor de ensayista a partir de las mencionadas Lecturas, podría decirse que Esteban Echeverría es el fundador de una corriente socialista en la historia del pensamiento político argentino que se diferencia, por su adhesión a los postulados del socialismo utópico, del liberalismo tradicional del siglo XIX. No obstante, algunas interpretaciones intentan colocarlo como precursor de esta modalidad política del liberalismo que se cristalizará en la Argentina a partir de 1880. En realidad, Echeverría por su militancia en el socialismo utópico llegó a asimilar en sus propuestas políticas de su época, como señala Félix Weinberg3.

, expresa Echeverría en su primera Lectura en el Salón Literario. El contexto cultural no presentaba hasta 1830 otra posibilidad que el neoclasicismo de los poetas de Mayo. Los ecos de su poesía patriótica persistirán casi como un recuerdo de las gestas revolucionarias. En lo cultural, especialmente, todo está por hacerse. Aunque no se han publicado libros de poemas, la poesía se ha difundido y se continúa difundiendo en publicaciones periódicas. Los modelos neoclásicos españoles son una marca que los recorre como una herencia virreinal que poco se cuestiona. La necesidad de un cambio se convertía en exigencia que Echeverría no sólo interpreta: también elaborará una respuesta. Si bien se apoyó en los modelos europeos del romanticismo, su actitud, como la de los intelectuales de su generación, significó un salto cualitativo en la búsqueda de una literatura y las bases de una cultura nacional. La renovación literaria comenzó a gravitar con Los consuelos (1834), el primer libro de poemas firmado con su nombre y el primero publicado por un poeta argentino y culminará con La cautiva que, con otros poemas, conforma el volumen de Rimas, aparecido en 1837. La crítica de la época celebra unánimemente en esta obra la intención consciente de incorporar el «color local», la naturaleza americana a la poesía. Una propuesta, en realidad, en torno al lenguaje y la literatura que impugnaba los modelos neoclásicos españoles y instituía la afirmación de un decir nuevo. Con El matadero -a pesar del desconocimiento de los motivos de por qué no lo publicó en vida y de las encontradas opiniones con respecto a su género- Echeverría añade a este momento fundacional de las letras argentinas, la apertura hacia una línea narrativa realista y crítica.




Romanticismo y una propuesta de literatura nacional

El interés de Echeverría por la poesía data del período en que vivió en Francia, fue en París en donde, además de sus estudios y lecturas formativas, se dedica a leer a los clásicos españoles del Siglo de Oro y, después de muchos esfuerzos, dice él mismo en un texto autobiográfico, logró manejar el verso en lengua castellana. Sin embargo, años después, ya en su país, será cuando se inicie como poeta y publique sus primeros poemas y adoptando los modelos románticos a las circunstancias históricas va a elaborar su obra de mayor significación. Con la aparición de Elvira o La novia del Plata (1832), inaugura de alguna manera ya el romanticismo en nuestra literatura. Sin embargo, su programa estético se concreta, como decíamos, con más claridad en Los consuelos y «La cautiva». Si bien el rechazo por la poesía neoclásica y la propuesta de los postulados románticos es lo nuevo, el rol del escritor y la concepción cívica o ética de la poesía es semejante a la de los poetas de la Independencia. En este período -y en todo el siglo XIX- la literatura y el arte dadas las circunstancias históricas no se conciben en el Río de la Plata de otra forma que subordinados a una dinámica política -la literatura no es una actividad específica, el escritor está lejos de alcanzar la profesionalización que comienza a darse durante el romanticismo en Europa- y es por eso que autores como Echeverría, Alberdi o Mármol de algún modo se inclinan por una versión del romanticismo rioplatense más cercana a la tendencia social del romanticismo europeo. Se podría afirmar que Echeverría realiza una «traducción» del modelo estético de la poesía romántica europea a las circunstancias sociales y culturales de la sociedad argentina, en el sentido de apropiación y reelaboración de un modelo estético de otra cultura, como lo entiende Iuri Lotman4. Ya en el epílogo de Los consuelos, Echeverría manifiesta su concepción de la poesía: . Pero es en el prefacio a las Rimas, titulado Advertencia -que Juan María Gutiérrez consideró como , es donde Echeverría precisa mejor los objetivos que pretendía alcanzar con La cautiva. Expresa que su principal designio es , y para no reducirla a lo meramente descriptivo coloca . Y asevera que ha elegido el desierto porque es , del cual no sólo hay que extraer , sino también . En tal sentido, se observa en el poema un mayor esfuerzo en la elaboración de cuadros y descripciones, aspecto que contribuye al carácter estático de los personajes, que apenas logran perfilarse como tales. Ángel Battistessa señala que, aunque correcta, no es pertinente considerar la endeblez psicológica de los personajes centrales, observada por varios críticos, ya que Echeverría solo pretende presentar personajes arquetípicos, en el sentido de figuras representativas de valores genéricos y universales, constante que puede verificarse, además, en los poemas Avellaneda y El ángel caído.

En la Advertencia se hace una efusiva afirmación de la originalidad en el uso del lenguaje, por el hecho de incorporarse «locuciones vulgares», y en la forma o metro elegido, que debe ser el que más se ajuste al pensamiento y no a las clasificaciones establecidas por los preceptistas neoclásicos. Se destaca, además, la importancia del ritmo poético como música o canto vital que hace posible que la poesía . Hay que recordar, por otra parte, que Echeverría, tal vez por la influencia de lecturas de Herder y Schlegel, y de la cultura francesa posterior a 1830, tuvo un particular interés por la canción como expresión de carácter popular. Inclinación que se remonta a su juventud, cuando con su guitarra frecuentaba los suburbios de Buenos Aires. Todas sus ideas sobre este aspecto están reunidas en su ensayo «Proyecto y prospecto de una colección de canciones nacionales» (1836). Si bien este cancionero no llegó a realizarse, es conocido el éxito que tuvieron muchos pasajes de La cautiva cantados con música de Pedro Esnaola. Félix Weinberg en su libro ya mencionado le dedica un capítulo6 al estudio del tema, donde señala que y da cuenta de la popularidad y el éxito que tuvieron en Buenos Aires en esos años previos al destierro de su autor. También que la difusión y la recepción popular de estas canciones, que eran usuales en fiestas y serenatas, llega hacia 1937 a Montevideo y, que aún durante el exilio de Echeverría, se siguen cantando en Buenos Aires en plena época de su enfrentamiento con Rosas. Curiosamente esa fama del poeta continúa en Buenos Aires y se llega a reeditar en esta ciudad Los consuelos (1842), con la aprobación de su autor, y una reedición «pirata» de Rimas en 1846. Dentro de los escritores de este momento de la realidad argentina es quizás Echeverría el que más definidamente encarna la figura del poeta, en la dimensión romántica de esta configuración en el modesto contexto literario del Río de la Plata de esos años. Digamos que en ese momento esta imagen alcanza un reconocimiento y una proyección más popular que la del ensayista y militante político. Paradójicamente, la crítica más canónica lo rescata literariamente por «El matadero», obviamente un relato de gran originalidad y eficacia literaria, o por sus ideas políticas y desestima veladamente sus méritos líricos. Si bien la literatura para los escritores de este período histórico era concebida como un medio para entender y transformar la realidad política -cuyo paradigma es Sarmiento-, en el caso de Echeverría puede percibirse a lo largo de su vida una tensión entre la literatura y la política, que se manifiesta en una oscilación entre períodos de aislamiento voluntario para preservar la escritura poética y momentos de síntesis donde la política es el hilo hegemónico de su producción y accionar.

Después de La cautiva, la obra poética de Esteban Echeverría se inspira en hechos políticos concretos, donde prima esos momentos de síntesis que señalábamos. Es la etapa más álgida de su lucha contra Rosas, la de su destierro. En ese contexto comienza a escribir, antes de emigrar al Uruguay, La insurrección del Sur, que concluye en Montevideo en 1847. Luego publica El ángel caído (1846), poema dramático inspirado en el Don Juan de Byron y en el que intenta un examen de su tiempo; y Avellaneda (1849), en homenaje al compañero de la Joven Argentina fusilado en Tucumán. Sin embargo, ninguno de estos textos pudo alcanzar la valoración canónica de La cautiva, precisamente por la propuesta que esta obra hace de una literatura nacional.




La cautiva un poema fundacional

La edición de Rimas (1837), que incluía a La cautiva, tuvo en su momento un éxito inmediato. En El Diario de la Tarde Juan María Gutiérrez escribió un elogioso comentario. De esta primera edición se enviaron 500 ejemplares a Cádiz, que se agotaron rápidamente. Y debido a la repercusión alcanzada se reimprimió en España a los pocos meses. También tuvo una favorable recepción por parte de los principales críticos neoclásicos: los hermanos Juan Cruz y Florencio Varela, pese a sus reparos estéticos, reconocieron su importancia. Según Félix Weinberg, Echeverría habría escrito La cautiva, hacia 1836. Y El matadero, relato de arrabal, en su campo de Los Talas, años después7. Lo cierto es que el enfrentamiento con el indio y el conocimiento de la pampa han sido vivido de cerca por Echeverría en su estadía en la pequeña estancia Los Talas, que explotaba junto a su hermano en las cercanías de Luján, en donde tuvo, antes de partir a Uruguay, la difícil experiencia de vivir algo muy similar a un «exilio interior».

El conflicto en la provincia de Buenos Aires con los asentamientos indígenas es un problema crucial de la época. Al incorporarlo Echeverría a la literatura inaugura una temática que va a marcar a toda la literatura argentina posterior hasta fines del siglo. Es significativo, por otra parte, para ver hasta qué punto se relaciona con esa problemática de la sociedad argentina de ese momento, que el poema se publicó tres años después de la exitosa expedición de Rosas al Desierto. Como sugiere Weinberg en su ya citado libro sobre Echeverría, es un momento propicio para que alguno de los poetas de la época escriba un poema épico con la Campaña del Desierto y el protagonismo de Juan Manuel de Rosas. Las sugerencias parecen apuntar a la capacidad lírica ya demostrada por Echeverría y en las circunstancias en que, supuestamente, el poeta está bosquejando La cautiva8. Pero la firmeza de las convicciones políticas de Echeverría hacen caso omiso a esas insinuaciones del entorno rosista y escribe sí un poema épico, pero romántico, de ruptura con el neoclasicismo y pone a una heroína, María, y a un soldado, que luchó por la Independencia en los Andes, simplemente llamado con el afrancesado nombre de Brián. Un héroe este último que simboliza sin duda la conjunción de un modelo del romanticismo literario y los ideales de la Revolución de Mayo propagados por Echeverría en sus escritos políticos.

Sarmiento advierte también la importancia de esta obra de Echeverría y utiliza las descripciones del paisaje de La cautiva para esbozar su teoría del condicionamiento del medio geográfico en el Facundo y subscribir la propuesta de literatura nacional de Echeverría. Otras interpretaciones han querido ubicar al poema de Echeverría dentro de una poesía gauchesca culta, como es el caso de Ricardo Rojas que, en su Historia de la literatura argentina, lo sitúa en el volumen correspondiente a Los gauchescos. Sin embargo, por sus rasgos expresivos y, fundamentalmente, por el tratamiento del lenguaje nada tiene que ver con esa corriente de nuestra literatura. En cuanto a la caracterización del género de La cautiva podemos señalar también sus rasgos románticos y su originalidad. Es sin duda un poema narrativo en verso, dividido en nueve partes y un epílogo. Gutiérrez, justamente, acierta cuando trata de describirlo en relación con el modelo del poema épico neoclásico y destaca sus diferencias. -dice-, . En cuanto al tema es clara su actualidad y no hay una preocupación mitológica como en la poesía neoclásica. Los héroes no son personajes encumbrados sino corrientes; se da una mezcla de estilos que se verifica en la utilización de un lenguaje directo, en el empleo de un vocabulario local del habla cotidiana que convive con palabras y giros de tono solemne. Utiliza también metros muy variados, con preferencia los que eran característicos de la poesía popular. En su composición predominan el octosílabo y el hexasílabo, organizados en sextina, décima y romance.

Otro rasgo romántico identificable es la relación que se establece entre la naturaleza descripta y una subjetividad en el trazado de la acción y la psicología de los personajes. Existe una clara correspondencia entre lo cósmico y lo subjetivo que atraviesa como una constante todo el universo representado. Teniendo en cuenta estos caracteres de La cautiva es posible describir resumidamente su estructuración textual y analizar sus núcleos significativos más importantes. En la primera parte, «El desierto», como en el desenvolvimiento de casi todo el poema, el paisaje es el elemento más destacado. Es la base alrededor de la cual se articulan sus sentidos fundamentales. Los rasgos principales son: una descripción genérica y subjetiva del paisaje (es «inconmensurable», «abierto», «solitario» y «misterioso»); la exaltación del mismo, cuya proyección tiene una armonía más perfecta que la del arte y en relación a él se exalta la genialidad del poeta en una evidente concepción romántica del escritor y una oposición entre el genio capaz de apreciar la naturaleza y el indio que aparece situado en ese ámbito armonioso como un elemento primitivo y bárbaro. En el plan de la obra esta primera parte cumple la función de presentar el ambiente donde se desarrollará una anécdota lineal de carácter trágico. María y Brián son sus protagonistas. La primera es una mujer que presenta todas las cualidades del ideal femenino romántico, y el segundo es un soldado que ha luchado en la guerra por la Independencia. En la segunda parte, «El festín», la descripción asume un carácter más dinámico y concreto. El ritmo del romance parece ajustarse a esta intención. Es también donde predomina el uso de un lenguaje autóctono9, aunque entrecomillado y con notas del autor, lo que sugiere su toma de distancia y tal vez la posibilidad de facilitar la comprensión para un lector culto o europeo que, obviamente, debería necesitar esa aclaración. Por cierto, es una descripción de la barbarie representada por la «animalidad» del indio, al que no obstante se le reconocen algunos atributos como el valor y el temple en la lucha contra el hombre civilizado y frente a la muerte. Es, paradójicamente, una de las mejores secuencias del texto, donde pareciera que al sujeto que enuncia (llámesele narrador o voz poética) le seduce la realidad «bárbara» y esa seducción se traduce en marcas fácilmente reconocibles en sus enunciados.

La tercera, quinta, sexta, séptima y novena partes («El puñal», «El pajonal», «La espera», «La quemazón» y «María») tienen como protagonista a María y en un segundo plano a Brián. En estos pasajes del poema lo narrativo adquiere más dinamismo, pero en constante supeditación a la presencia del paisaje natural. María reúne las cualidades típicas de una heroína romántica. En su figura se exalta el amor que tiene por Brián como una fuerza capaz de lograr la libertad. Ese sentimiento la mueve también a buscar la venganza como forma de recuperar la honra perdida en su cautiverio. El puñal que esgrime es el instrumento, el arma que la ayuda en sus intentos . En «El pajonal» la descripción es más verosímil, aunque predomina una perspectiva subjetiva en función del ánimo de los personajes. Se intensifican los rasgos de idealización de María que aparece como esposa-amante envuelta de un halo asexuado y etéreo . Esta idealización alcanza su clímax en el canto siguiente, donde María es presentada como el símbolo de un sentimiento: el amor es su corporalidad . Se la califica de , no . Las fuerzas que mueven a la acción narrativa se pueden resumir aquí en torno al objeto de todo el poema: lograr la libertad, salir de esa región inhóspita. Es María quien salva a su amado Brián y quien con la fuerza de su amor enfrenta a la muerte, y puede superar los obstáculos que la naturaleza le opone. Pero ese objetivo finalmente no se concreta y sobreviene un final trágico. En la parte novena, al morir Brián y al comunicársele que su hijo también ha muerto, no le resta a María otro destino que la soledad y, a su vez, la muerte: ha perdido los objetos que sustentaban su amor, su razón de existir . La alabanza de su belleza y el sentimiento de angustia ante la muerte cierran esta secuencia.

En «La alborada», el tema que se desarrolla en relación con la historia principal es la venganza de los soldados, una venganza cruel, pero que aparece moralmente justificada ante «la barbarie» de los indios: . La octava parte, «Brián», desarrolla una introspección de este personaje, describe la interioridad, el mundo de su conciencia, esos , como dice el poema. También los estados de ánimo, los sentimientos de María son descriptos. Aquí Brián muere y se revela su condición de guerrero de la Independencia. En el epílogo, interesa tener en cuenta cómo se despliegan en la descripción elementos particulares del paisaje y una intención de universalidad. Se articulan, además, creencias populares como la de la «luz mala» y en un tono elegíaco se resume el trágico final.

En La cautiva la oposición civilización-barbarie está planteada pero se resuelve de una manera más atenuada que en El matadero, donde no hay posibilidad de síntesis alguna entre esos dos mundos. Aquí la barbarie del indio se atempera porque es presentado como un elemento del paisaje, de la naturaleza. Y el desenlace fusiona a los héroes, que vendrían a representar al mundo civilizado, con la naturaleza, la pampa. No obstante, el objeto de libertad y vida buscado por los protagonistas, no se logra. María y Brián sucumben bajo esa naturaleza que tiene en sí los «gérmenes» de la «barbarie». En relación a esa oposición principal se dan otras como amor-naturaleza y amor-muerte. También es significativo que Brián, un guerrero idealizado de la gesta de la Independencia aparezca derrotado por las fuerzas bárbaras del desierto y el indio. En este aspecto, y desde una lectura que intente relacionar las ideas de Echeverría con las significaciones del poema, puede reconocerse el planteo inicial de la generación del 37. La concepción de superar elementos negativos para el progreso como el «inconmensurable» desierto (basta recordar la propuesta posterior de Alberdi y el problema del indio. Vencer esos obstáculos es parte de un programa para echar las bases de un nuevo país y su organización nacional. Importa también destacar la renovación del lenguaje literario, las innovaciones métricas, su temática de actualidad contextual y su valor fundacional en la literatura argentina.




El matadero

Con la publicación de El matadero, no editado por su autor y conocido después de su muerte -treinta años más tarde de la probable fecha de su escritura (1839-40) gracias a Juan María Gutiérrez que lo dio a conocer en la Revista del Río de la Plata (1871) y luego lo incluyó en la edición de las obras completas de Echeverría- se abrió un nuevo espacio en la historia de la narrativa argentina. Sin duda, por sus cualidades literarias, es una pieza inaugural del género; pero, también, un texto polémico que ha suscitado distintas interpretaciones críticas. Gutiérrez, desde un principio, le restó importancia y lo consideró un boceto del poema Avellaneda. Después, la polémica se ha centrado en la determinación del género -cuento o cuadro de costumbres. También, a partir de este texto, se ha privilegiado la prosa de Echeverría en desmedro de su obra poética.

Echeverría escribió El matadero en el período en que el costumbrismo de Mariano José de Larra (Fígaro) era uno de los modelos más admirados por los escritores argentinos. No debe olvidarse, por otra parte, que la actitud antiespañola de los románticos del 37 iba dirigido contra la «Vieja España», la que representaba la tradición colonial y no contra la «Joven España», liberal y romántica, de la cual Larra y Espronceda eran los principales exponentes. Los artículos de Alberdi en La Moda, firmados con el seudónimo Figarillo, y «Apología del matambre» de Echeverría son quizá -con algún otro texto de Gutiérrez- lo más significativo del costumbrismo rioplatense por ese entonces. Sin embargo, El matadero, si bien presenta rasgos costumbristas, como la ironía y lo pintoresco, supera este plano y se proyecta hacia una denuncia política y social10. Ello se desprende no sólo de los hechos expuestos por un narrador omnisciente, sino también por las opiniones directas que a lo largo del relato van intensificando la univocidad de un sentido . Literatura militante, con un esquema ideológico definido y destinada no sólo a conmover sino a convencer, a influir en la realidad.

Juan Carlos Ghiano señala que las diferentes opiniones sobre el género de El matadero, es decir, sobre si es un cuento o un simple cuadro de costumbres, se olvidan de tener en cuenta qué significaban esas expresiones para la época. En ese momento, la literatura tenía tres modelos claves: en poesía Lord Byron, en prosa el Werther de Goethe, y la novela histórica. Pero el cuento no tiene una referencia precisa. Los relatos breves, desde la leyenda a la fantasía poética desarrollada por los románticos europeos, poco atrajeron a los románticos argentinos. Por otra parte, es probable que no conocieran la obra cuentística de Edgard Allan Poe (1809-1849), un contemporáneo de Echeverría. Tal vez por esto, El matadero es apenas un esbozo del relato realista que se desarrollará hacia las últimas décadas del siglo. En su estructura, lo descriptivo predomina sobre lo narrativo, y el autor -como hemos señalado- tiene una presencia muy marcada a través de la voz narrativa en la expresión de afirmaciones o apreciaciones, y los personajes una dimensión simbólica. Son las limitaciones -dice Ghiano- dentro de la confusa concepción del cuento que tuvieron los escritores argentinos de la primera mitad del siglo XIX. En cuanto al valor de sus descripciones, se ha subrayado su carácter impresionista y también cómo sus rasgos costumbristas superan a los modelos españoles.

En un análisis de la estructura narrativa de El matadero pueden identificarse seis secuencias o momentos básicos. En la primera hay una referencia general a la época y predomina la ironía. Según Ángel Battistessa, el relato se sitúa hacia 1839, ya que en el texto no está especificado el año, pero sí pueden inferirse sucesos como las inundaciones que la historia del período ha registrado en otros documentos. La segunda se caracteriza por un ajuste cronológico dado a través de una visión caricaturizada del «estado físico y espiritual» de los porteños partidarios de Rosas. Después sigue una referencia a la jornada en la que entran cincuenta novillos al Matadero de la Convalescencia, y un episodio complementario que es el regalo del primer animal al Restaurador. La cuarta secuencia describe minuciosamente al Matadero, sus tareas y actividad general. Hay también una referencia a Encarnación Ezcurra, patrona de ese establecimiento. A partir de la quinta secuencia, la acción pasa a primer plano y abarca los episodios de la fuga del toro, el accidente suscitado por la misma y la muerte del niño. Finaliza el relato con una creciente tensión narrativa que podría ubicarse desde el momento en que aparece el jinete unitario y se producen las vejaciones y su muerte accidental.

En las cuatro primeras secuencias, la descripción es lo predominante, hay una presentación casi documental, que se alterna con la ironía, de la época, de la sociedad y del matadero con sus personajes típicos. En las dos últimas, se destaca lo narrativo. Esta peculiaridad del texto ha provocado esa disparidad de interpretaciones respecto a si es cuadro de costumbres o cuento.

En El matadero aparecen nítidamente dos mundos enfrentados: el de los carniceros y demás personajes del matadero, que simboliza al federalismo de Rosas; y el mundo refinado y ultrajado, cuyo arquetipo es el joven unitario. Como horma de otras oposiciones, es clara la división civilización-barbarie. También en el tratamiento del lenguaje, el relato despliega gamas bien diferenciadas. Más vitales y eficaces son los trayectos donde se refieren y relatan los principales acontecimientos protagonizados por los hombres del matadero, esa zona marginal donde Buenos Aires se abría al campo. Echeverría conocía muy bien ese ámbito, porque a los pocos años de su regreso de Francia, en los momentos que había iniciado su accionar contra Rosas desde el Salón Literario, se refugiaba en la casa de su hermano en San Telmo, donde en su vecindad al parecer estaba ubicado el Matadero del Alto, prácticamente en los límites de Buenos Aires para esa época y que hoy es la zona de Barracas.

A partir de la llegada del joven unitario el lenguaje del relato se vuelve elocuente y solemne. En ambos planos, por otra parte, el lenguaje del narrador -como afirma Noé Jitrik- se fusiona con el lenguaje de sus personajes. Claramente, las intenciones del autor se materializan en toda obra literaria de modo complejo y no siempre los logros estéticos coinciden con ellas o con la ideología explicitada.

La simpatía por el mundo que representa el unitario es evidente y sin mediaciones. Echeverría se mimetiza con él, aunque esto no ha de concebirse como una adhesión a la política unitaria, pues Echeverría siempre se distinguió de ésta en los hechos y en sus textos doctrinarios. No hay que olvidar que todo aquel que se oponía Rosas era tildado de «salvaje unitario», incluso los contrincantes provenientes de sus propias filas. Es revelador, además, cómo en este relato se muestra la imposibilidad de una síntesis entre esos dos espacios y cómo se inclina por uno de ellos, lo que demuestra, en realidad, las limitaciones de la visión romántica y la consideración simplificadora de Echeverría.




Un texto revelador del pensamiento político de Echeverría

La Ojeada retrospectiva sobre el movimiento intelectual en el Plata desde el año 37, que precede al Dogma socialista (1846), es, como su título lo indica, un exhaustivo análisis sobre la experiencia de una generación y una época llevada a cabo por uno de sus principales protagonistas. Es un texto valioso para examinar el momento histórico en que vivió Echeverría, así como para revisar sus ideas, proyectos y frustraciones. Se congregan en este escrito, desde la perspectiva histórica política y social del autor, sus proposiciones en el campo cultural, como, por ejemplo, el rol de conductor que asumió en el Salón Literario, que es una forma de organización cultural nueva en el Río de la Plata, a semejanza de los cenáculos románticos franceses. También son relevantes sus opiniones sobre literatura latinoamericana, que aparecen aquí vertidas en una refutación polémica al crítico español Alcalá Galeano. Echeverría manifiesta su oposición a la tradición española en tanto la concibe como expresión del despotismo colonial, así como su adhesión a la estética romántica de escritores españoles como Espronceda11 y Larra. Reitera su posición en defensa del arte romántico y la literatura social como única posibilidad para expresar la realidad, americana y española. La teoría del arte por el arte -afirma- puede entenderse en Goethe, Walter Scott y hasta cierto punto en Hugo, porque ellos se insertan en otro contexto . Cree, además, que el modelo cultural seguido por España es también el de Francia, pero no depurado como en el Río de la Plata, sino desvirtuado, de ahí que no quede a América otra posibilidad que recurrir directamente a las fuentes. De todas maneras, no hay que olvidar que la aspiración de Echeverría en este terreno es la de una síntesis entre lo europeo y las necesidades nacionales. -dice en su ensayo sobre la Revolución del 48 en Francia- . Aspiración que de algún modo concreta en lo cultural, en la medida en que su obra se realiza como programa y búsqueda de una expresión nacional, pero que en el terreno político fracasa en tanto proyecto de unificar a todos los sectores económicos y políticos, como lo había ya propuesto en sus Lecturas del Salón Literario.

Es significativo el análisis que hace en la segunda de estas intervenciones respecto a la necesidad de desarrollar una industria propia, ya que ve en su inexistencia una dependencia de las naciones europeas. Cuestiona, en este sentido, una economía basada solamente en la exportación de materias primas. Manifiesta además en el texto de esta lectura, una conciencia de las diferencias que existen entre los países industriales europeos y la situación de la etapa poscolonial que atraviesa la Argentina. Dice Echeverría que los economistas europeos elaboran teorías económicas basadas en los modelos de sus países y . En la Ojeada se explaya sobre la necesidad de la democracia y la igualdad en nuestro país, algo que ya había manifestado antes en la mencionada segunda lectura, en la que también -digamos de paso- se refería a la carencia de leyes que protejan la pobreza: .

Hacia 1950, en el exilio uruguayo, entre las estrategias y elecciones que elige para vencer a Rosas se inclina por cifrar sus esperanzas en el creciente liderazgo de Urquiza, a quien envía un ejemplar del Dogma. -señala en uno de sus escritos-: . Sin embargo, no podrá asistir a la materialización de sus deseos. Después de varios años de penurias económicas y del padecimiento de su endeble salud muere el 19 de enero de 1851 en Montevideo. En un pasaje de la Ojeada, sus palabras de un modo profético anuncia este desenlace personal: -dice-, .








Bibliografía básica

  • ANDERSON IMBERT, Enrique: Echeverría y el socialismo romántico. Buenos Aires, Raigal, 1954.
  • BATTISTESSA, Ángel J.: «Echeverría, primer atalaya de lo argentino» (Prólogo a La Cautiva y El Matadero). Buenos Aires, Peuser, 1958.
  • CARILLA, Emilio: El romanticismo en la América Hispánica. Madrid, Gredos, 1957.
  • CORTÁZAR, Raúl A.: «Esteban Echeverría, iniciador de un rumbo hacia lo nuestro» (Prólogo a La Cautiva y El Matadero). Buenos Aires, Peuser, 1946.
  • GASQUET, Axel: Oriente al Sur. El orientalismo literario argentino de Esteban Echeverría a Roberto Arlt. Buenos Aires, Eudeba, 2007.
  • GHIANO, Juan Carlos: El Matadero de Echeverría y el costumbrismo. Buenos Aires, Biblioteca de Literatura, , 1968.
  • HALPERIN DONGHI, Tulio: «El pensamiento de Echeverría». Buenos Aires, Sudamericana, 1951.
  • ——: Una nación para el desierto argentino. Buenos Aires, CEAL, 1982.
  • IGLESIA, Cristina y SCHVARTZMAN, Julio: Cautivas y misioneros, Mitos blancos de la conquista, Buenos Aires, Catálogos, 1985.
  • JITRIK, Noé: «Soledad y urbanismo». Boletín de Literatura Argentina, n.º 2, Córdoba.
  • ——: «El romanticismo. Esteban Echeverría». Historia de la Literatura argentina, Capítulo 11. Buenos Aires, CEAL, 1979.
  • ——: «Forma y significación en El Matadero de E. Echeverría», en El fuego de la especie. Buenos Aires, Siglo XXI, 1971.
  • KINERSMAN, Natalio: Contribución a la bibliografía de Esteban Echeverría. Buenos Aires, Instituto de Literatura Argentina Ricardo Rojas, 1960.
  • LAERA, Alejandra y KOHAN, Martín, comps.: Las brújulas del extraviado. Para una lectura integral de Esteban Echeverría. Rosario, Beatriz Viterbo, 2006.
  • LAMARQUE, Nydia: «Echeverría y la filosofía política de la Ilustración». Sur n.º 219-220, Buenos Aires.
  • MORALES, Ernesto: Esteban Echeverría. Buenos Aires, Claridad, 1950.
  • ROJAS, Ricardo: Historia de la literatura argentina. Tomo V. Buenos Aires, E. Kraft, 1957.
  • VIÑAS, David: Literatura argentina y realidad política. Buenos Aires, Jorge Álvarez, 1964 (o reedición CEAL, 1982).
  • WEINBERG, Félix: El Salón Literario. Buenos Aires, Hachette, 1958.
  • ——: Esteban Echeverría. Ideólogo de la Segunda Revolución. Buenos Aires, Taurus, 2006.


 

Creative writing poster making

Links at delicious: ????????????? chinese doctoral dissertations fulltext database

festival sidi essay 2016 south african constitution right to strike essay custom research papers uk? an english teacher essay essay yazmak nidirect fluxome analysis essay universal male suffrage jacksonian democracy essay universal male suffrage jacksonian democracy essay nietzsche genealogy of morals first essay summary of globalization ap environmental science essay 2003 quaternionic analysis essay university level sociology essay with diagram ba hons early childhood studies dissertation proposal, writing the conclusion of an essay contains graduation maya angelou essay identity essay assignment instructions, jane austen research paper xpress bressay transmitters essay writing sites uk winchester nh police corruption essays 4 paragraph essay on respect in a friendship? 4 paragraph essay on respect in a friendship mid autumn festival chinese essayist beowulf vs superman essay donizetti lucia di lammermoor dessay fiancailles three sentence essay help fluxome analysis essay 100 years of jrotc essay yesterday today and tomorrow quotes the thought fox language analysis essays What does the CONCLUSION have to be about for the research paper? (11th grades reply please) essay on best friend in sanskrit nina canell evaporation essays on friendship what to do a discursive essay on my house essay for kindergarten..

Grendel's mother description essay how to write a plot analysis essay letter Media can suck a dick. Seriously. I haven't done & cannot do my evaluation & the essay we got set is impossible as Zainab was in 2 scenes bressay transmitters help with college essay writing upsrtc nutrition essays what is college admission essay sleep deprivation essay video logic minimization algorithms for vlsi synthesis essay rodolphe madame bovary analysis essay pharmacy dissertation binding australian essay writers online three basic parts of an essay michael faraday achievements in electrical research paper go for something meaningful essay, college essays education buy essay cheap iphone 7 plus histoire de babar natalie dessay carnegie fsl homework help. Do all colleges require essays quizlet wilhelm wundt dissertation? amcas essay youtube cloud computing based research papers. Main theme of macbeth essay deductive argument essay grey research paper on causes of childhood obesity cornell supplement essay ilr? halloween essay conclusion abstract from research paper ap lang essays michel jouenne expository essays louis zukofsky essays about love international research papers xtremepapers. ww1 literature essay syrian refugees in america essays conclusion of newspaper essay charles dickens research paper quotes financial crisis research paper notes, essay on the causes of the fall of rome bellini la sonnambula dessay hamlet change over time history essay key issues in international politics essay essay about global warming effects on hurricanes business plan writers delaware, twelfth night william shakespeare essay. Amcas essay youtube death god shida analysis essay les patriots film critique essay cell phone usage while driving research paper english compositions essays student dissertation committee invitation letter japanese.. Westmount charter school kindergarten application essay Quite an essay in Le Devoir, on why immigration is demonised in Quebec. We need these specific analyses - we aren't France, or Anglo Canada. � making arguments in essays hsc legal studies world order essay reviews college application essay help essay georgetown application essay 2016 toyota basics of an essay pdf palliser furniture essay help main theme of macbeth essay @poppyeuesden @xxxkirstt @cgreenhalgh94 here's the essay on global warming affecting tourism. Telling her about our weekend hahahaha bipolar disorder research paper introduction essay beispiel politik lyrics jesus reflection essay thesis statoil bressay water depth gauge essay about drugs brainly hard words for essays prospectus of research paper cloud computing based research papers help writing a concept paper for dissertation. death god shida analysis essay, english german useful phrases for essays how to write essays and assignments list international research papers xtremepapers dissertation on pupil referral units funding evangelical missiological society dissertation seriesflv? funny train journey essay il essaye de me rendre jalousie fulcher of chartres analysis essay explain gaunilo lost island argument essay as you like it identity essay. research paper country turkey professional college essay writers needed help writing a concept paper for dissertation vayu pradushan marathi essay on fuel suny purchase admissions essay picture bride yoshiko uchida essay writing essay writing on swachh bharat abhiyan drawings online shopping research paper pdf computers today essay marks of an educated person essay dressayre brigitte jesus reflection essay thesis slaughterhouse five research paper ap european history industrial revolution essay writing a phd dissertation history afrikaans creative writing essays genetic engineering research paper quizzes. essay on air pollution halloween essay conclusion essay on mobile phone history medical ethics essay prize? hard words for essays three sentence essay help Shut is jokes lmfao. Shorty wrote out an essay and I didn't even get a zip code. � individualism and collectivism essay writer glass menagerie essay escape folle de chaillot critique essay dissertation introduction sur les voyages, action research masters dissertation proposal fauxbourdon beispiel essay how to write a research paper really fast? dissertation on spa, spoken language study essay planning westmount charter school kindergarten application essay how to write a dance critique essay. cressay superior college essays richard steele essayist lamb hurricane katrina essay usa how to write cultural context essay writing a essay on yourself how to write an essay about weather 20th century english literary criticism essay smoke signal movie analysis essay palliser furniture essay help how to write an art critique essay zombies brian doyle essays hummingbird pictures quoting dialogue in an essay mla citation essay about global warming effects on hurricanes. dekalog 2 analysis essay ursula burns essay writer haryana diwas essay about myself common app long essay length for college nurse ratched vs mcmurphy essays schoenberg a survivor from warsaw analysis essay essay on fire safety increase life security essay hiding and seeking mixed marriages act essay orson welles macbeth intro essay Watching Billy Joel, I'm reminded of this Chuck Klosterman essay I read a few years back. � types of creative writing prompts orson welles macbeth intro essay primoratz patriotism essay Listening to Baby One More Time makes me remember my HS bucket list including making a BomT video. Then I remember my college essay video headers and footers for essays national identity essay bill gates scholarship essay joint essay hiding and seeking how to write an essay about weather explain gaunilo lost island argument essay essay on life goals and achievements. creative writing fdu como hacer un research paper valencianas difference between national and international politics essay australia should become a republic essay writing dissertation coaching and review? chelsea clinton dissertation? occupation 101 documentary review essay, edgar allan poe comparative essay inspirational quotes on winning a championship essay essay hiding and seeking methods of conclusion in an essay really good words for essays economics dissertation help introducing words for essays erythorbate synthesis essay essay writing games y8 essay on kalpana chawla in punjabi essay on pro life dissertation serment du jeu de paume animal farm essays i miss my school life essay essay writing on teachers zone wesley theological seminary dissertations data analysis dissertation journal fauxbourdon beispiel essay mera bharat mahan par essay dissertation organization quizlet j'ai essayer de te joindre law and order ci intro words essay john hope franklin essays about life rabbit proof fence movie essay 123 help essay writing quiz? research paper on music pdf spilmans sessay cricket my neighbourhood essay in marathi law school transfer essays research paper review ppt background creative writing flood umass amherst supplemental essays gustav holst first suite in e flat analysis essay cancer vaccination research papers persuasive essay on the importance of being earnest basics of an essay pdf. I don't like hating on rich people but you're taking someone else's spot when you pay someone to write you college app essay. #privilege haryana diwas essay about myself. tragic hero essay oedipus rex quotes descriptive essay about reading define literature review in research paper valuesstudying or doing homework do you believe in karma essay yale law school llm application essays i can't write a college essay essay writing on teachers zone essay on fire safety increase life security the 5 steps of writing an essay inspirational quotes on winning a championship essay essay about secondhand smoke cover letter for job already doing mississippi burning essay conclusion words help with college essay writing upsrtc essay preis der bund shanghai problem solution essay parking problems in baltimore sampoong department store collapse analysis essay? 5000 word essay on driving safety help writing a concept paper for dissertation pg wodehouse essays about education gender inequality in australia essay paper save the environment small essay on serenity self and other oriented interpersonal communication essay essay order of organization common app short essay length words, any outside material used to research a paper is called humour and wisdom short essay length nutrition essays essay deckblatt leuphana logo Yes. I think families and communities are the only bulwark against overweening state power. I enjoyed your essay. environmental pollution short essay in english my neighbourhood essay in marathi essay conclusion paragraph quiz research papers in distributed database fear narrative essay caaapu an evaluation essay essay on national policy of education 1986 super mid autumn festival chinese essayist. Descriptive essay your ideal roommate.

In a reflective essay the conclusion should essay about music festival bachelor dissertation year 5. Macbeth opera lyon critique essay ap lang essays essay over what it means to be an american genetiska fingeravtryck argumentative essay lerntagebuch uni beispiel essay? I think youre actually thirsty if you take pictures of an essay against gay marriage and tell everyone to read it @kiss_niall69 greenhouse effect short essay on pollution wilhelm wundt dissertation mera bharat mahan par essay. fldoe certification essay research paper on mechanical engineering books Wanna watch nice films and have fun without the burden of guilt from an untouched EU law essay creative writing urban legend argumentative essay about legalizing divorce. self evaluation essay for graduate schoolTokyo ghoul root a censorship comparison essay agneau mystique explication essay.

Scarlet letter essay pearl can you write essay on ipad winchester nh police corruption essays gustav holst first suite in e flat analysis essay cancer vaccination research papers common app long essay length for college an essay about violent video games first ten amendments essay, bill gates scholarship essay joint Making a bucket list instead of writing an essay. Might as well #itswhatever proteins and nucleic acids compare and contrast essay argumentative essay on plastic surgery videos fashion merchandising essays for fit good introductions for argumentative essays on assisted methods of conclusion in an essay paula fox author biography essay grundbuch rewe beispiel essay genetiska fingeravtryck argumentative essay? food advertisement essays umass amherst supplemental essays full research paper keshav. cover letter for cabinet maker essay on fire safety increase life security express oneself in essays common app long essay length for college tragic hero essay oedipus rex quotes? human cloning research paper thesis the death of a loved one essay for all

One thought on “Essay Romanticismo El Matadero

Leave a comment

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *